Cómo facturar sin ser autónomo: Todo lo que necesitas saber

Cómo facturar sin ser autónomo

¿Trabajas por cuenta propia pero no quieres lidiar con la famosa cuota de autónomo mes a mes? Si es así, tal vez quieras saber cómo facturar sin ser autónomo, y aquí te contamos todo lo que necesitas para estar al corriente, incluyendo requisitos, claves y posibles riesgos.

¿Es posible facturar sin ser autónomo?

Como sabrás, todo trabajador autónomo tiene la obligación de pagar cada mes un importe por concepto de cotizaciones a la Seguridad Social. Este importe es lo que se conoce como cuota de autónomo y, si bien garantiza beneficios como asistencia sanitaria, bonificaciones y pensión de jubilación, a veces resulta un dolor de cabeza para muchos de los que trabajan por cuenta propia.

La pregunta aquí es: ¿Se puede facturar sin ser autónomo? Pues, gracias a un vacío legal, existe la posibilidad de facturar sin estar dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

De acuerdo con la Seguridad Social, la actividad autónoma es aquella que se realiza de forma personal, habitual y directa.

Por consiguiente, puedes hacer facturas sin ser autónomo si:

  • Realizas la actividad de manera esporádica y no es tu ocupación principal.
  • Tus ingresos mensuales no superan el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

En otras palabras, para facturar sin ser autónomo, no puedes realizar la actividad de forma recurrente ni percibir ingresos brutos anuales por más de 13.300€.

Facturar sin ser autónomo infografía

¿Cómo facturar sin ser autónomo?

Ya hemos visto que hacer facturas sin estar dado de alta es totalmente posible, siempre y cuando cumplas con las condiciones que ya conoces.

Ahora bien, para poder facturar sin ser autónomo, es necesario que lleves a cabo ciertos trámites fundamentales, entre los que se encuentran:

  • Darte de alta en Hacienda, más concretamente en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores, rellenando el modelo 036 o 037. Por si te lo peguntas, este trámite es gratuito.
  • Cumplir con las obligaciones tributarias, es decir, presentar los trimestres y resúmenes anuales, y declarar el IVA y el IRPF. Para liquidar el IVA, deberás presentar el modelo 303 y el modelo 390, mientras que para liquidar el IRPF, deberás presentar trimestralmente el modelo 130.

Luego de que ya estés dado de alta en Hacienda y cumplas con tus obligaciones fiscales, podrás comenzar a facturar sin ser autónomo. Eso sí, deberás hacerlo de manera no habitual y percibiendo ingresos por debajo del SMI para evitar sanciones.

Una vez que finalices la actividad, puedes volver a darte de baja presentando el modelo 036 o 037.

Facturar mediante una cooperativa de trabajo

Otra de las alternativas que tienes para poder facturar sin ser autónomo consiste en recurrir a una cooperativa de facturación. Se trata de un conjunto de empresas que se ofrecen a facturar los trabajos de aquellas personas que laboran por cuenta propia, a las que no les conviene darse de alta en el RETA por sus bajos ingresos.

Para facturar con una cooperativa, solo debes darte de alta como socio. Al hacerlo, la cooperativa se encargará de la facturación, de tu alta y de tu baja en la Seguridad Social, y de entregarte una nómina con el importe de tus facturas.

Por supuesto, existe una serie de gastos por darte de alta en una cooperativa que debes asumir, incluyendo:

  • Una cuota de alta como socio que suele oscilar entre 30 y 100€.
  • Los costes de alta en la Seguridad Social proporcionales a los días que hayas trabajado.
  • La retención de IRPF que suele ser del 2%.
  • Los gastos por gestión, equivalentes a una comisión promedio de entre 4% y 10% del importe facturado.
  • La comisión de la sociedad que suele estar en torno al 6%.

A simple vista, ser parte de una cooperativa de trabajo puede parecer algo costoso. Sin embargo, se trata de una opción más accesible en cuanto a costos que darse de alta en el RETA, por lo que merece la pena tenerle en cuenta como alternativa.

En caso de no tener suficiente liquidez para darte de alta en una cooperativa de trabajo, puedes pedir un préstamo personal sin ser autónomo para recibir un pequeño empujón. No obstante, si has decidido darte de alta en el RETA, también puedes solicitar préstamos para autónomos para cuando necesites financiamiento en un momento dado.

¿Cuánto puedo facturar sin ser autónomo?

Cuánto puedo facturar sin-ser autónomo

Por si aún te quedan dudas, puedes facturar como persona física una cantidad inferior al Salario Mínimo Interprofesional. En este caso, siguiendo el Real Decreto-ley 231/2020 del 4 de febrero, el límite de ingresos para darse de alta como autónomo corresponde a 950€ brutos al mes o 31,66€ brutos al día.

En pocas palabras, podrás hacer facturas sin ser autónomo mientras no superes los 950€ brutos al mes. Recuerda que no debes facturar de forma recurrente ni la misma cantidad todos los meses, porque puede considerarse que estás realizan una actividad habitual y esto podría ocasionarte algunos inconvenientes.

¿Existen riesgos por facturar sin ser autónomo?

Anteriormente, hemos dejado claro que hacer facturas como persona física puede implicar ciertos riesgos si no se hace de la manera correcta.

Para que lo entiendas mejor, si no cumples con los requisitos y Hacienda te pilla facturando sin pagar tu cuota de autónomo, puedes enfrentarte a multas y sanciones bastante costosas por estar haciendo una actividad ilegal.

Además de esto, perderías tu derecho a recibir cualquier bonificación y te verías en la obligación de pagar todas las cuotas atrasadas con un recargo del 20% por la tardanza.

Para evitar estas sanciones, debes mantenerte apegado a las alternativas legales. Recuerda que también puedes unirte a una cooperativa de trabajo si lo crees más conveniente.

Preguntas frecuentes

¿Es legal facturar sin ser autónomo?

Solo si no realizas la actividad de manera recurrente y si tus ingresos no superan el Salario Mínimo Interprofesional.

¿Qué debo hacer para poder facturar como persona física?

Para facturar sin ser autónomo debes darte de alta en Hacienda y declarar los impuestos correspondientes a las facturas que emitas, específicamente el IVA y el IRPF.

¿Cuál es el límite para facturar sin ser autónomo?

La cantidad de dinero que puedes facturar sin estar dado de alta debe ser siempre menor que el Salario Mínimo Interprofesional. Actualmente, ese límite se sitúa en 950€ brutos al mes o 31,66€ brutos al día.

¿Pueden sancionarme por hacer facturas sin estar dado de alta?

Si no cumples con los requisitos y aun así te mantienes facturando sin pagar tu cuota de autónomo, Hacienda podría sancionarte por todos los meses que llevas desarrollando la actividad de manera ilegal.

Comentarios (0)
Deja tu comentario