Elementos básicos al pedir un préstamo online

solicitar un préstamo online

A la hora de pedir un préstamo, normalmente nos fijamos en aspectos como el plazo y las tasas de interés. ¿Pero, realmente sabemos cómo analizar cada oferta? En este artículo conocerás todos los factores que debes considerar si solicitas un crédito rápido o un préstamo a largo plazo.

Normalmente, lo primero que miramos a la hora de pedir un préstamo inmediato online, es que las condiciones de pago se adapten a nuestras necesidades. El objetivo no siempre es buscar una financiación con la cuota más baja, porque dependiendo del caso, quizás tu prioridad es que el plazo sea mayor para devolverlo poco a poco.

Una vez que empiezas a enviar solicitudes y a recibir ofertas de diferentes entidades, querrás saber comparar cada una y determinar qué oferta es mejor. Para ello, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

¿Para qué lo necesitas?

Parece un factor muy obvio, pero te sorprendería la cantidad de personas que solicitan un tipo de financiación que no corresponde con su necesidad y terminan agravando sus deudas o pagando mucho más de lo acordado. Es importante que definas para qué utilizarás el dinero y de qué manera puedes responder a tu deuda.

Por ejemplo, si necesitas pagar el alquiler y los servicios del mes, probablemente requieras el dinero urgentemente. En este caso, no conviene solicitar un préstamo con plazos de pago de 12 meses, para un monto que pudieses pagar en 90 días. Allí es cuando un préstamo rápido o un micropréstamo es tu mejor opción.

Ahora bien, si necesitas adquirir un coche, electrodomésticos para tu hogar o equipar tu casa, lo mejor es solicitar un crédito o un préstamo a largo plazo. Esto te permitirá comprar tus bienes y pagarlos poco a poco sin afectar mucho tus ahorros mensuales. Como no es una urgencia, no necesitas todo el dinero disponible en tu cuenta y puedes hacerte con mejores tasas de interés.

¡Ojo a la tasa de interés! (TIN y TAE)

Cuando vas a solicitar un préstamo de corto o largo plazo, debes saber que la tasa de interés juega un papel fundamental en cada modalidad. Por ejemplo, para los créditos rápidos a corto plazo, es muy común que la tasa de interés sea elevada.

Ten en cuenta que te están sacando de un apuro otorgándote dinero de forma inmediata y que normalmente este tipo de préstamos trabajan con condiciones más flexibles para el usuario. Sin embargo, para los préstamos a largo plazo, las tasas de interés suelen ser menores, pero esto es porque mantendrás la deuda por más tiempo.

Para que tengas una idea, en un préstamo a largo plazo puedes conseguir una Tasa de Interés Nominal (TIN) del 4,5%. Sin embargo, en un crédito rápido, la TIN puede llegar a 2000%, especialmente si el monto es muy pequeño.

También debes fijarte en la Tasa Anual Equivalente (TAE) que es la tasa de interés del préstamo incluyendo intereses, gastos y comisiones.

Esto quiere decir que, si vas a solicitar un préstamo online a corto plazo, debes prepararte para afrontar intereses elevados, y por ende, buscar la empresa que te ofrezca la tasa más baja.

Muchas entidades que ofrecen prestamos online te permiten solicitar tu primer préstamo gratis, libre de comisiones e intereses. Esto quiere decir que solo tienes que devolver el dinero que te prestaron al inicio. Normalmente, este tipo de promociones está disponible para financiaciones con plazos de devolución cortos.

Sé realista con el plazo de devolución al pedir un préstamo

Antes de pedir un préstamo

Un aspecto muy importante que debes tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo es el plazo de devolución. Aquí es cuando debes analizar muy bien tu capacidad de ahorro y el flujo de tus ingresos mensuales.

Recuerda que si bien, en los préstamos online existe mucha flexibilidad a la hora de prorrogar un plazo, si no avisas con tiempo y te retrasas en el pago de la cuota mensual, puedes hacer frente a penalizaciones muy elevadas.

Para acordar el mejor plazo de pago necesitas ser realista con tu situación financiera y elegir la que mejor se adapte a tu realidad. Sabiendo que existen situaciones imprevisibles, lo mejor es que antes de solicitar un préstamo investigues y compares las penalizaciones por impago de cada entidad para seleccionar la que sea menos elevada.

De esta forma, estudia cuánto tiempo necesitas para devolver tu préstamo sin retrasarte en el pago de ninguna de las cuotas. Ten en cuenta que existen plazos de devolución para los préstamos online que van desde 7 a 30 días como en Wandoo o desde 6 meses hasta 7 años, como es el caso de Younited Credit.

¿En qué fijarnos al momento de solicitar un préstamo?

  • Elige si necesitas un crédito rápido o un préstamo a largo plazo.
  • Busca la menor Tasa de Interés Nominal (TIN) y Tasa Anual Equivalente (TAE).
  • Identifica la menor penalización por impago.
  • Estudia con cuidado el plazo de devolución para no retrasarte en el pago.  

Requisitos al solicitar un préstamo

Debes saber que no todos los préstamos involucran los mismos requisitos y debes evaluar si te conviene solicitar un préstamo a largo plazo o un minipréstamo rápido.

Por ejemplo, si quisieras pedir un préstamo a largo plazo, debes saber que, al adquirir un compromiso de esta magnitud con una empresa, ésta querrá contar con más información sobre ti y tu capacidad de pago. Por esta razón, debes estar preparado para afrontar requisitos como:

En cambio, para los préstamos rápidos esto no es un problema. De hecho, casi no te piden explicaciones al momento de solicitar financiación e incluso puedes pedir préstamos aunque aparezcas en ASNEF.

Sin embargo, debes saber que esta flexibilización se verá reflejado en el precio final del préstamo, pero realmente es una gran ventaja para aquellas personas que no tienen un historial crediticio favorable y necesitan una financiación urgente.

La mayoría de los requisitos para los préstamos rápidos se basan es aspectos como:

  • Ser mayor de 18 años.
  • Tener residencia en España.
  • Contar con una cuenta bancaria en el país.
  • Tener DNI o NIE vigente.
  • Demostrar ingresos mensuales que no necesariamente provengan de una nómina de trabajo (subsidio, prestación, beca, etc.).

Si quieres ahorrar el trabajo de analizar cada propuesta pro separado, también puedes recurrir a comparadores de préstamo como Pezetita o Solicita24. Estos servicios son completamente gratuitos y lo que hacen es recopilar información sobre tu situación financiera y enviar tu solicitud a todas sus empresas afiliadas para mostrarte únicamente los mejores resultados.

Comentarios (0)
Deja tu comentario