Préstamos y divorcios. ¿Quién se queda con las deudas?

Home/Blog/Préstamos y divorcios. ¿Quién se queda con las deudas?

divorcioUn divorcio de no es un proceso para nada agradable. Cuando este momento llega, existen muchas cosas que debes considerar. Por ejemplo, dividir todo lo que consiguieron obtener a lo largo de los años, muebles, carros, dinero. Pero ¿Qué ocurre con las deudas?, ¿Quién se las queda?

Sí, durante un divorcio se debe establecer quién se queda con que, y eso también incluye las deudas. Sabemos que préstamos y divorcio son palabras que no van bien juntas, y que incluso suena un poco aterrador. En este artículo conocerás como funciona este proceso y como enfrentarlo. ¡Continúa leyendo!

¿Qué sucede con las deudas cuando te divorcias?

A lo largo de nuestras vidas, todos hemos solicitado alguna clase de préstamo. Ya sea para una casa, un carro, estudios o negocios, hemos visto una oportunidad de crecimiento pero no podíamos financiarla, y hemos optado por un préstamo. Años pasaron, aún no se han pagado las deudas, ambas a nombre tuyo y de tu cónyuge, y ahora se enfrentan a la división de lo que una vez compartieron. 

Durante este proceso, los términos de división pueden variar dependiendo del estado y las leyes vigentes. Pero lo más probable es que si un préstamo está bajo el nombre de los dos titulares, esta será compartida incluso después del divorcio. 

Durante un divorcio siempre se busca la igualdad, pero también puede pasar que si una persona obtiene más de las propiedades adquiridas durante el matrimonio, también será cargado con mayor parte de la deuda.

Cabe destacar, que si existe algún préstamo que hayas adquirido durante el matrimonio, pero que se encuentre solo bajo tu nombre, este solo te pertenece a ti y no será compartido con tu cónyuge luego del divorcio.

Consejos para manejar las deudas en caso de divorcio

En caso de un divorcio inevitable, es importante tener un plan y tomar las mejores decisiones para evitar que las deudas te causen problemas financieros en el futuro. Aquí te damos algunos consejos para prevenir un desastre financiero.

Llega a un acuerdo con la otra parte

Si existe una posibilidad de que la otra parte esté interesada en conservar algún préstamo, vale la pena intentarlo. Esto puede suceder si el préstamo fue hipotecario y una casa o inmueble este en juego. Conservar el inmueble requiere tomar la responsabilidad de la deuda, por lo cual tú quedarías solvente de este pago.

Pagar el préstamo existente

Si es imposible llegar a un acuerdo, la mejor opción es que cada parte se haga responsable de su parte de la deuda de forma inmediata. Así se quitaran un peso de la espalda de forma rápida, y no tendrán que preocuparse en el futuro de pagos incumplidos o irresponsabilidad por la otra parte.

Liquidación

Es posible que esta sea la opción que menos desees, pero aun así es un camino factible para evitar cargar con una deuda compartida. Consiste en vender los inmuebles y productos que se adquirieron con el préstamo solicitado, y usar el dinero para pagar la deuda de ambas partes. Es un método perjudicial, ya que podría afectar a los niños de un matrimonio, pero es una forma de asegurar que el préstamo sea eliminado si alguna de las partes no se encuentra en condiciones de pagar su mitad de la deuda de forma inmediata.

Compartir la deuda

Esta es tal vez la peor opción, puesto que tendrás que confiar en que la otra parte sea responsable en pagar el préstamo responsablemente. En caso de muerte o incapacidad, la deuda pasara a ser completamente tuya, lo cual no es un escenario muy bonito. Y si algún inmueble fue adquirido, este pasara a ser de una de las partes o tendrá que ser compartido equitativamente. Por esta razón, lo mejor que puedes hacer es mantener tus deudas bajo control.

December 30, 2019|Blog|0 Comentarios

Sobre el Autor:

Country Manager en Money24.es. Licenciada en Banca y Finanzas. Redactora, experta en ahorro, riesgos de crédito y productos financieros, con casi 9 años de experiencia en diferentes organizaciones líderes de planificación financiera.

Deja un comentario