Prestamista y prestatario: Diferencias, tipos y relación contractual

Prestamista y prestatario

Cuando se trata de pedir un préstamo, conviene tener muy claros algunos conceptos fundamentales para entender mejor la relación contractual, y dos de los más importantes corresponden a los conceptos de prestamista y prestatario.

Estas figuras son las protagonistas de toda operación crediticia y hoy te contamos en qué consisten, cuáles son sus características y en qué se diferencian.

Definición de prestamista y prestatario, ¿cuál es cuál?

Es cierto que muchas personas tienden a confundir los conceptos de prestamista y prestatario, invirtiendo sus definiciones por desconocimiento. Es por eso que el primer paso antes de lanzarnos a pedir crédito debe ser informarnos acerca de las figuras que intervienen en la operación crediticia, sus características, obligaciones y derechos esenciales.

Así, encontramos que EL PRESTAMISTA es la persona física o jurídica que concede dinero bajo concepto de préstamo, recibiendo a cambio algún tipo de interés. Por lo general, los intereses se determinan de acuerdo al nivel de riesgo de la operación. Esto es así ya que no es igual otorgarle financiamiento a una persona solvente que a una con deudas pendientes.

Por otro lado, vemos que EL PRESTATARIO es la persona física o jurídica que recibe el dinero en concepto de préstamo, aceptando el compromiso de devolverlo según las condiciones pactadas en un contrato de crédito. Estas condiciones incluyen el pago de cuotas específicas en los plazos fijados, con sus intereses y comisiones.

En resumidas cuentas, el prestamista es quien concede el crédito y el prestatario es quien lo recibe.

Prestamista y prestatario Infografía

Los diferentes tipos de prestamista y prestatario

Ahora que hemos aclarado ambos conceptos, veamos cuáles son los tipos de prestamista y prestatario que existen en la actualidad.

Tipos de prestamista

Como bien sabes, un prestamista puede ser una persona física o una persona jurídica, de manera que encontramos los siguientes tipos:

  • Prestamistas particulares: se trata de personas físicas que prestan dinero por iniciativa propia, con el fin de recibir algún beneficio. Generalmente, el capital proviene de sus ahorros y lo vuelven objeto de préstamo para sacar provecho de los intereses. En este caso, las tasas de interés tienden a ser elevadas, sin mencionar que algunos prestamistas particulares pueden operar sin ningún tipo de regulación. Esto se traduce en operaciones fraudulentas y que pueden resultar peligrosas para el prestatario.
  • Establecimientos Financieros de Crédito (EFC): corresponden a entidades acreditadas para llevar a cabo operaciones crediticias, bajo la supervisión del Banco de España. Cuentan con una estructura empresarial desarrollada y brindan servicios confiables y rápidos, aunque con costes bastante altos debido al riesgo que asumen como prestamistas.
  • Empresas de lending online: son entidades que conceden créditos inmediatos por internet, con condiciones más flexibles que las de los bancos; y es que, aunque los intereses suelen ser mayores que los de los créditos bancarios, no exigen tantos requisitos y el tiempo de respuesta se reduce al mínimo. Este tipo de entidades las encuentras en Money24.es, donde te mostramos infinidad de préstamos online para cada necesidad.
  • Entidades bancarias privadas: se trata de pequeños y grandes bancos que conceden préstamos personales a clientes y no clientes, bajo ciertas condiciones. Por lo general, suelen pedir muchos requisitos, incluyendo avales y garantías, y demoran mucho tiempo en evaluar las solicitudes de crédito.
  • Entidades públicas: en esta categoría entra la banca pública, la cual opera al servicio del gobierno. Un ejemplo es el Instituto de Crédito Oficial (ICO), un banco español que concede préstamos para financiar operaciones de inversión y liquidez de las empresas.

Tipos de prestatario

Al igual que los prestamistas, los prestatarios también pueden ser personas físicas o jurídicas. En tal sentido, un prestatario puede ser una persona que solicita un préstamo con garantía hipotecaria para hacer una reforma integral de su hogar, o una empresa privada que solicita una línea de crédito para tener liquidez en un momento dado.

Asimismo, son prestatarios quienes contratan préstamos personales para comprar un coche o un electrodoméstico, así como quienes piden microcréditos online para cubrir algún gasto imprevisto.

La relación contractual entre prestatario y prestamista

Contrato de crédito

En este punto, tenemos claro que el prestamista es quien da el dinero y el prestatario es quien lo recibe. La relación entre ambas figuras la respalda el contrato de crédito, un documento que comprende las condiciones del préstamo para conocimiento de las partes implicadas.

Este documento tiene una enorme importancia, ya que no solo actúa como prueba de la celebración del contrato, sino que también da garantía de que el prestamista y prestatario se han comprometido a cumplir con las condiciones de financiamiento. Estas condiciones incluyen las cuotas y los plazos de devolución, los intereses, las comisiones y las vinculaciones.

Igualmente, en el contrato de crédito se exponen los derechos y obligaciones que tiene el prestatario como parte de una operación crediticia.

Derechos y obligaciones del prestatario

En general, todo prestatario debe reconocer los siguientes derechos y obligaciones que le corresponden:

  • Derecho a recibir el importe solicitado dentro del plazo acordado.
  • Derecho a consultar y verificar sus deudas en entidades financieras.
  • Tiene derecho a recibir los documentos correspondientes al contrato, la liquidación y los comprobantes de pago.
  • Derecho a reembolso anticipado y al pago de los intereses correspondientes únicamente al período de tiempo en el que se disfrutó del crédito.
  • Potestad de anular el contrato de crédito dentro del plazo de 14 días contados desde la fecha de solicitud.
  • Deber de hacer frente a las cuotas pactadas junto con sus intereses y comisiones y sin demora.
  • Obligación de devolver el importe dentro del plazo acordado.

Vale decir que, en el caso de los préstamos online, el contrato crediticio también existe aunque en formato digital. Claro está, al igual que si se tratara de un documento físico, este contrato digital requiere la firma del solicitante.

Por consiguiente, antes de pedir un crédito online, asegúrate de recibir el contrato y de leerlo detenidamente para saber si estás de acuerdo. Recuerda que este documento compromete al prestamista y prestatario a cumplir con sus obligaciones. Asimismo, les da la garantía de hacer valer sus derechos, en caso de que alguno incumpla el contrato.

Comentarios (0)
Deja tu comentario

Autorizo el tratamiento de mis datos para publicar comentario.

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Stanisław Duda Legal.
  • Finalidad: Publicación del comentario.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad