Cómo calcular el IVA

Inicio/Uncategorized/Cómo calcular el IVA

Conoce los tipos de IVA existentes en España: general, reducido, superreducido y qué productos no tienen IVA. Te explicamos cómo calcularlo a partir de un importe sin IVA y cómo obtenerlo a partir de un importe con IVA.

El IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) es un impuesto directo que va ligado al consumo. Calcular el IVA es muy fácil porque se aplica como incremento a su precio original. El precio final de venta de un producto es la suma del precio del producto + el porcentaje de IVA estipulado.

En la UE y en el caso concreto de España, existen diferentes tipos de IVA dependiendo del producto y funciona de un modo u otro dependiendo de quien lo paga. En este artículo vamos a explicarte todo lo que debes saber sobre cómo calcular el IVA: tipologías, cómo se paga y su sistema de recaudación.

Cómo calcular el IVA: tipos y conceptos

El consumidor no debe preocuparse demasiado de este impuesto, a diferencial IRPF que sí nos afecta en el momento de realizar la declaración de hacienda. El IVA lo paga el consumidor cada vez que compra algún producto. El consumidor se limita a pagar ese impuesto cada vez que realiza una compra, mientras que el vendedor tiene la obligación de presentar el precio de venta con el IVA ya incluido y recaudar ese IVA para su posterior declaración a Hacienda. Aquí, el vendedor es el ‘sujeto’ pasivo, ya que está obligado a declararlo de la forma en que la ley lo exige.

En Estados Unidos, los precios de venta se ofrecen sin impuestos ya que, a diferencia de Europa, los impuestos al consumo son diferentes en cada municipio. En la Unión Europa el IVA es único para cada estado, aunque es muy probable que en el futuro haya un IVA único para toda la zona Euro.

Existen diferentes tipos de IVA dependiendo de la tipología de producto. Habitualmente cuando hablamos de IVA, nos referimos al ‘tipo general’, que en España está situado en el 21%, pero que en Portugal es del 23% y en Alemania del 18%. En todo caso debes saber que las diferentes tipologías de productos las fija el Gobierno.

Fórmulas para calcular el IVA

Calcular el requiere de una pequeña fórmula matemática a partir de la que debemos calcular el valor del impuesto a partir del porcentaje. Realmente es muy simple: el IVA es un porcentaje añadido al valor del producto. Vamos a verlo con diferentes ejemplos.

Añadir el IVA a un precio

Es tan simple como añadir el 21% (o el IVA que le corresponda) al coste de un producto o servicio, que en este ejemplo será de 400€. Para ello debemos obtener el IVA multiplicando el precio sin IVA por el 21% o 0,21 y sumar esa cantidad:

400 * 0,12 = 84

El precio con IVA será de 484€

Obtener el IVA de una cantidad

Podemos fijar un precio de venta al público y de ahí obtener el IVA, es decir la operación contraria. Aquí debemos tener el precio de venta, que lo vamos a fijar en 1200€ IVA incluido. Para conocer el precio sin IVA debemos dividir esa cantidad por 1,21 (1+0,21 que es el 21% de IVA).

1200 / 1,21 = 991.74

Para saber el importe del IVA simplemente haremos una resta:

1200 – 991.74 = 208.26

Así el precio de venta sin IVA del producto es de 991,74€ y el importe correspondiente al IVA será de 208.26€.

Tipos de IVA

El primero ya lo hemos citado: es el tipo general. Este tipo general se aplica de manera mayoritaria a las ventas de productos, bienes y servicios y se les aplica un impuesto del 21% de su valor.

El tipo reducido de IVA es del 10% sobre su valor y los productos dentro de esta categoría son:

  • Alimentos para el consumo humano o animal, venta de animales y vegetales u otros productos relacionados con la obtención de alimentos, como los productos agrícolas o ganadores. Quedan excluidas las bebidas alcohólicas.
  • Consumo de agua
  • Productos sanitarios, incluidos los complementos que utilizamos para corregir o subsanar deficiencias. En esta categoría encontramos las gafas, por citar un ejemplo.
  • Venta o alquiler con opción de compra de viviendas y garajes.
  • Turismo: transporte de viajeros, equipajes, hostelería
  • Servicios de limpieza de calles, obras de renovación en viviendas.
  • Importación de objetos de arte, coleccionismo o antigüedades
como calcular el IVA

El IVA superreducido que es del 4%, que se aplica a los siguientes productos:

  • Alimentos sin elaboración: harina, pan, huevos, quesos, leche, verduras, hortalizas, legumbres, patatas y otros tubérculos y cereales
  • Libros, diarios y revistas que no contengan fundamentalmente publicidad
  • Medicamentos y accesorios para personas con movilidad reducida o que padezcan de una discapacidad
  • Prótesis e implantes
  • Viviendas de protección oficial en compra o alquiler con opción a compra
  • Prestación de servicios de teleasistencia, centros de día y noche y atención residencial

Por último, debes saber que hay una serie de productos y servicios que no tienen IVA de ningún tipo, como son la venta de lotería, los seguros, los servicios de educación o los servicios sanitarios de todo tipo, por citarte algunos ejemplos.

Cómo declarar el IVA

El empresario o profesional está obligado a recaudar y declarar el IVA de sus ventas. Te explicamos qué modelo debes utilizar y cómo calcular el IVA que deberás pagar al final de cada trimestre.

Cuando abrimos un negocio, ya sea como sociedad o autónomo, estamos obligados a presentar trimestralmente la declaración de autoliquidaciones del IVA, conocido por los amigos como el modelo 303. Si eres autónomo estarás familiarizado con este trámite obligatorio que puedes realizar tú mismo a través de la agencia tributaria online, o a través de una gestoría.

Cuando realices la declaración deberás tener en cuenta el IVA que has recaudado a través de las facturas emitidas a terceros y el IVA que hayas pagado en conceptos deducibles. ¿Qué es un concepto deducible? Son todos aquellos gastos fijos u esporádicos de los que puedes deducirte el IVA al considerarse que son obligatorios para llevar a cabo tu actividad. Aquí entran el alquiler del local, el ordenador, la cuota del teléfono, la asesoría…

Vamos a poner un ejemplo práctico y sencillo.

Supongamos que has tenido una actividad durante el primer trimestre del año en el que has facturado 30.000€ + 6300€ correspondientes al 21% de IVA, el llamado IVA Repercutido. En paralelo has tenido unos gatos deducibles 4000€ + 840€ de IVA, el llamado IVA soportado. Tu declaración de IVA a través del modelo 303 será la siguiente:

IVA Repercutido – IVA Soportado = Pago de IVA trimestral

La resta nos arrojará que tendrás que pagar 6300€ – 840€ = 5460€.

Ten en cuenta que el IVA no lo puedes considerar un beneficio y a efectos prácticos eres un simple gestor entre el comprador y el Estado. Te recomendamos que siempre guardes el importe del IVA de cada factura para facilitarte su pago. Si no has cobrado ese IVA por un retraso del cliente o porque el plazo de pago es más largo del previsto, puedes solicitar un fraccionamiento o un aplazamiento.

Y ¿qué sucede si el IVA a declarar es negativo? Depende de si eres autónomo o sociedad. En el caso de las sociedades se puede solicitar su devolución, pero en el caso de los autónomos ese IVA negativo se resta de la siguiente liquidación, aunque en casos en los que se solicite o bien por cese de actividad, ese IVA pendiente se devuelve.

El IVA en resumen

El IVA es un impuesto que está ligado al consumo, que es pagado por un consumidor y recaudado por el empresario o profesional. Este sujeto se limita a recaudarlo y debe presentarlo en declaración trimestral a la Agencia Tributaria.

Si te animas a iniciar una actividad empresarial, revisa el tipo de negocio y si el IVA que deberás repercutir es el general o algún tipo reducido. Y si buscas financiación para tu proyecto, no dudes en consultar las opciones de crédito para autónomos.

Sobre el Autor:

Licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad de Tarragona. Aficionada desde muy pequeña a los números, ha trabajado en proyectos financieros con diferentes empresas y actualmente colabora como asesora fiscal con diferentes entidades.

Deja tu comentario