Pedir hipoteca sin ahorros

hipoteca sin ahorros

La inversión inicial para comprar una casa sale de los ahorros, pero ¿qué pasa si no tienes suficientes? Te explicamos qué formulas puedes usar para pedir hipoteca sin ahorros.

Por lo general, para poder hacer frente a la compra de una vivienda, se debe tener ahorrado al menos el 20% del precio final. Se trata de un respaldo económico que no todo el mundo ha podido asegurarse, ya que las condiciones económicas posteriores a la crisis no han sido las más favorables para potencial el ahorro en España.

Una de las grandes preguntas que se hace mucha gente con solvencia económica, es: ¿se puede comprar un piso sin ahorros? – es decir: sin el capital inicial suficiente que exigen los bancos. Existen algunas fórmulas que nos pueden permitir acceder a la compra de una vivienda sin tener el colchón económico del ahorro y en este artículo te explicamos algunas.

¿Se puede comprar un piso sin entrada? 

Los tiempos de las hipotecas sub-prime ya pasaron. Estas hipotecas se hicieron tremendamente populares en Estados Unidos y acabaron por llegar a España, ya que permitían el acceso a la compra de una vivienda por parte de personas físicas que no hubieran cumplido los requisitos de solvencia para acceder a una hipoteca corriente.

A causa de la falta de solvencia de estas personas, lo que en 2007 empezó como una pequeña turbulencia económica, se transformó en un tsunami que arrasó el sistema hipotecario norteamericano primero y mundial después. El resto es historia.

Los tiempos han cambiado y los bancos vuelven a dar hipotecas, aunque los requisitos son bastante más duros ahora: ninguna entidad bancaria va a financiar una operación hipotecaria al 100%. Por tanto, si no dispones de ahorros pero quieres dar el primer paso, podrías por ejemplo pedir un préstamo de 30000 euros como entrada para que el banco no te rechace el resto de la hipoteca.

A continuación, veremos que otras opciones tienes para comprar un piso sin tener dinero ahorrado.

Métodos para comprar un piso sin ahorros

Sin embargo, existen algunos modos de saltarse la limitación y comprar un piso sin ahorros:

  • Pedir un préstamo no bancario para el 20% de la entrada que nos falta.
  • Recurrir a la doble garantía hipotecaria.
  • Contratar a un experto-asesor que negocia las condiciones con el banco.
  • Contar con la ayuda de un familiar o un amigo.

¿En qué consiste la doble garantía hipotecaria?

La doble garantía hipotecaria nos permite hacer dos hipotecas simultáneamente. La primera es la hipoteca por el 80% del valor de la vivienda que queremos adquirir, tal y como lo haríamos normalmente. La segunda cubriría el 20% del valor restante y lo podríamos lograr a partir de una hipoteca sobre el valor de un inmueble.

En este caso, el más habitual es la vivienda de los padres. Como habrás asumido ya, el principal inconveniente de esta manera de lograr acceder a una hipoteca sin ahorros es que, si no disponemos de una vivienda y, el más importante, que su propietario acceda a hipotecarla, no podremos conseguir el préstamo.

Compra de un piso sin tener nada ahorrado

Aquí entra en juego la segunda opción para pedir hipoteca sin ahorros, algo más cara que la doble hipoteca. Se trata de solicitar, por un lado, la hipoteca por el 80% del valor de la vivienda que queremos comprar y, por otro, el préstamo por el 20% del valor que nos falta. Este método es más accesible para mucha gente, pero entraña un riesgo: el valor final de ese 20% es superior a causa de los intereses.

Recuerda que una hipoteca siempre tendrá unos intereses más bajos y unos plazos de devolución más largos que un préstamo personal. Uno de los indicadores más importantes de los préstamos hipetecarios es el IRPH. Asegúrate de cuál es el valor actual e infórmate bien para no tener problemas, ya que muchas personas han tenido que reclamar IRPH. Por otro lado, deberás demostrar solvencia suficiente para hacer frente a la devolución ya que el préstamo personal tiene unos plazos de devolución más cortos.

Otra de las opciones es ponerte en contacto con un asesor financiero que sea experto en el tema de hipotecas. Por nuestra parte te recomendamos a Encuota – un broker hipotecario que después de haber analizado tu perfil financiero, negociará la hipoteca más atractiva para ti con diferentes bancos u otras instituciones financieras. En algunas situaciones, pueden llegar a conseguir el 100% de la hipoteca (más gastos operativos).

Te recomendamos consultar los préstamos a plazos a los que puedes acceder y comparar cuáles son los mejores, los más ventajosos o los que te permiten solicitar una cantidad mayor, así como los plazos máximos y los importes que pagarás cada mes. Recuerda que para solicitar un préstamo online no hace falta cambiar de banco.

Última actualización: 21 julio 2021
Ranking creado a base de los préstamos otorgados con más frecuencia
3 - 60 meses
plazo
100 - 10 000 €
máximo primer préstamo
Admite ASNEF
» SOLICITAR «
1 - 48 meses
plazo
50 - 7 500 €
máximo primer préstamo
No
Admite ASNEF
» SOLICITAR «
12 - 72 meses
plazo
500 - 15 000 €
máximo primer préstamo
No
Admite ASNEF
» SOLICITAR «
3 - 60 meses
plazo
1 000 - 10 000 €
máximo primer préstamo
Admite ASNEF
» SOLICITAR «
NUEVO
12 - 24 meses
plazo
1 000 - 2 000 €
máximo primer préstamo
No
Admite ASNEF
» SOLICITAR «
3 - 12 meses
plazo
200 - 3 000 €
máximo primer préstamo
No
Admite ASNEF
» SOLICITAR «
1 - 8 años
plazo
500 - 50 000 €
máximo primer préstamo
Admite ASNEF
» SOLICITAR «


Para prever el coste total de tu hipoteca utiliza nuestro simulador que te permite calcular cuotas exactas de tu hipoteca.

Alternativa para jóvenes

La última opción que te queremos explicar es la del aval estatal, dirigida claramente hacia los jóvenes.

Este colectivo es el que tiene más dificultades para acceder a una vivienda, incluso siendo pareja muchos jóvenes no pueden emanciparse a causa de los problemas de pedir hipoteca sin ahorros. Para paliar esta situación existe el aval estatal. Se trata de una ampliación de la financiación hipotecaria en donde se pasa del 80% al 95% para determinados compradores que cumplan una serie de requisitos concretos, por ejemplo, estabilidad laboral y que el importe de la hipoteca no supere en ningún caso un tercio de los ingresos totales.

El 15% de financiación adicional entre el 80% y el 95% como máximo, corre a cargo del Estado. Es decir, este tramo del préstamo hipotecario se devolverá a través del banco al Estado. Se trata, entonces, de una hipoteca social destinada a personas que por su posición laboral y formación aspiran a tener una situación de estabilidad laboral pero que por edad o por la crisis económica, no han podido tener los ahorros suficientes.

Comentarios (0)
Deja tu comentario

Autorizo el tratamiento de mis datos para publicar comentario.

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Stanisław Duda Legal.
  • Finalidad: Publicación del comentario.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad