Préstamos con Aval

Al momento de solicitar una financiación, es importante que conozcas la figura del aval; un elemento muy común en el área de los créditos y préstamos que puede generar confusión en los usuarios. Los préstamos con aval implican ciertas obligaciones, por lo que en esta oportunidad queremos aclarar todas las dudas relacionadas con este tipo de financiamiento, incluyendo sus requisitos y las mejores ofertas.

Oferta de Préstamos con Aval

Además de las entidades bancarias, existen muchas empresas prestamistas que ofrecen créditos con aval. Sin embargo, hemos hecho una recopilación de las opciones más confiables y con una oferta variada dentro del mercado.

Última actualización: 26 octubre 2020
Ranking creado a base de los préstamos otorgados con más frecuencia
100 - 1 000 €
máximo primer préstamo
18 - 75 años
edad
» SOLICITAR «
50 - 5 000 €
máximo primer préstamo
18 - 80 años
edad
» SOLICITAR «
8 000 - 500 000 €
máximo primer préstamo
18 - 70 años
edad
» SOLICITAR «
500 - 50 000 €
máximo primer préstamo
18 - 80 años
edad
» SOLICITAR «
1 - 10 000 €
máximo primer préstamo
18 - 99 años
edad
» SOLICITAR «
800 - 6 000 €
máximo primer préstamo
18 - 99 años
edad
» SOLICITAR «

¿Qué es un Préstamo con Aval?

En primer lugar, debes saber ¿qué un aval? Es una garantía que debes ofrecer para responder a una responsabilidad económica. De esta forma, los financiamientos con aval representan un tipo de financiamiento en el cual debemos ofrecer una garantía de pago a la empresa prestamista para que tenga la seguridad de que recibirá su dinero de vuelta. En caso de no poder devolver las cuotas mensuales de un financiamiento, deberás hacer frente a tu deuda a través del aval.

Con qué puedo avalar un préstamo

Tipos de créditos con aval

Existen diferentes formas y elementos que se pueden emplear para avalar un préstamo. Entre las más comunes, tenemos:

Préstamos con Aval Personal

Para este tipo de préstamos, se requiere la participación de una persona o entidad que va a responder por tu obligación al terminar de pagar tu deuda en caso de que tú no puedas hacerlo, como es el caso de la empresa Fianceo. Básicamente el avalista tiene que firmar un contrato en el cual se compromete a hacer frente a tu deuda si por alguna razón se te hace imposible seguir pagándola.

La figura del avalista adquiere las mismas responsabilidades que la persona que adquirió el préstamo originalmente, manteniendo las condiciones originales del préstamo. La condición de avalista es hereditaria, por lo que, si el aval fallece, su descendencia figura como avalista del préstamo. Además, una vez resuelta la deuda, el avalista puede reclamar su dinero a la persona que solicitó el préstamo.

Esta persona deberá responder con su propio dinero o bienes patrimoniales presentes y futuros hasta que termine de pagar el préstamo. En caso de no poder hacerlo, corre el riesgo de ser embargado o aparecer en un fichero de morosos como ASNEF o RAI.

Debes saber que, si avalas un préstamo, figurarás en la CIRBE (Central de Riesgos del Banco de España) que funciona como una base de datos centralizada donde se registran las operaciones crediticias. Aparecer en este registro puede reducir tus posibilidades de acceder a otros préstamos mientras te encuentres como avalista de una obligación.

Requisitos para ser avalista de un préstamo

Debes saber que no cualquier persona puede figurar como avalista de un préstamo. Es importante que cumpla con ciertas condiciones para que no represente un riesgo para el prestamista:

  • Ser mayor de edad.
  • Tener ingresos regulares y estables, por lo que puede ser imprescindible presentar una nómina o certificado de que recibe alguna prestación como una pensión.
  • Debe estar solvente a nivel patrimonial, es decir, con todos sus bienes pagados, ya que responderá con su patrimonio en caso de no tener dinero para avalar el préstamo.
  • El historial financiero y crediticio del avalista debe ser igual o mejor que la del solicitante, para que represente una garantía real para la entidad.
  • No tener deudas pendientes ni aparecer en ficheros de morosos.

Préstamos con Garantía de Vivienda

prestamos con aval de vivienda

En este caso, no hablamos de una persona o entidad que se hará cargo de tu deuda, sino que podrás utilizar como garantía alguna de tus propiedades, como puede ser una vivienda o local. El valor de tu vivienda será clave para que puedan concederte este tipo de préstamos.

Prestamistas como Softkredit pueden financiar hasta 500000 euros a través de un préstamo con garantía hipotecaria. En algunos casos se utilizan otro tipo de bienes inmuebles, pero deben estar de acuerdo ambas partes y esto debe figurar en el contrato.

Préstamos con vehículo como aval

La esencia de este tipo de préstamos con coche como aval es que el vehículo que se ofrece como garantía debe ser de un valor equivalente o superior al importe total del préstamo. De esta forma, en caso de un impago, la entidad se quedaría con dicho bien.

De hecho, en empresas como Ibancar, puedes establecer un coche de hasta 13 años de antigüedad como garantía y no es necesario que dejes de utilizarlo. En este caso, pueden financiarte hasta un 60% del valor de tasación del vehículo y no tomarán en cuenta tu historial crediticio.

Financiamientos con Aval Bancario

Como su nombre lo indica, será una entidad bancaria la que se comprometerá a hacer frente a tu deuda en caso de que te resulte imposible pagar. Por supuesto, el banco te cobrará una serie de comisiones por asumir el riesgo de avalar tu deuda. Estos montos suelen variar de acuerdo con el importe total del préstamo, el plazo de devolución y el riesgo que representen, pero debes saber que normalmente los bancos solo avalan a sus clientes. Si estás contento con tu banco y necesitas un préstamo, puedes consultar los préstamos sin cambiar de banco.

¿Qué préstamos se pueden avalar?

Normalmente, son las empresas prestamistas las que pueden llegar a exigir la figura de un aval para determinado tipo de préstamos. Sin embargo, los préstamos más comunes que se pueden avalar son:

  • Préstamos Personales de montos elevados.
  • Préstamos empresariales para personas jurídicas.
  • Préstamos Hipotecarios.

Básicamente los créditos que se pueden avalar o que exigen la figura de un aval, son aquellos que involucran montos elevados de dinero. En estos casos, se presume que el solicitante puede caer en una situación de impago o que su nivel financiero no estará a la altura de la obligación contraída y para minimizar riesgos se solicita la presencia de un aval.

Sin embargo, esto no quiere decir que necesites contar con ingresos estables para solicitar un préstamo, ya que existen los préstamos sin nómina. La presencia de un avalista tiene más que ver con la cantidad solicitada que con tu situación financiera actual.

También es posible avalar un préstamo de forma parcial o que un banco solicite la figura de un aval para una parte del préstamo. Imagina que adquieres una vivienda por 100000 euros y la entidad te exige un avalista que respalde el 20% del préstamo. En este caso, la persona que elijas deberá comprometerse a responder por 20000 euros.

De esta forma, cuando tu deuda sea menor al 80%, la figura del avalista desaparecerá. Al final termina este siendo un método más seguro y menos riesgoso para las tres partes involucradas.  

prestamos con aval requisitos

¿Dónde solicitar un préstamo con aval?

Puedes solicitar un crédito aval tanto en entidades bancarias como en empresas prestamistas privadas. La diferencia es que los bancos suelen solicitar muchos más requisitos y además implicar trámites presenciales que pueden durar semanas, siendo un proceso que termina alargándose.

Si buscas un préstamo con aval sin mucho papeleo, lo mejor es optar por prestamistas privados, ya que la mayoría te permiten hacer los trámites 100% online. Además, estudian tu situación financiera de forma individual y te ofrecen una respuesta inmediata adaptada a tus necesidades, podrás contar con el dinero en un par de días.

¿Qué ocurre si existe un impago? ¿Quién es embargado primero?

Si ocurriese el caso de que ni tú ni tu avalista pueden hacer frente al pago del préstamo, es un hecho que uno de los dos será embargado, perdiendo la propiedad de sus bienes, pero ¿a quién embargan primero?

Normalmente en este tipo de situaciones se realiza un estudio detallado de la situación financiera del deudor, para evaluar por qué no puede hacer frente al pago del préstamo. Si éste resultase en bancarrota, pasarían a examinar entonces la situación financiera del avalista.

En caso de que el avalista tenga una situación financiera favorable con ingresos estables, es éste quien pasa a pagar la cuota mensual del préstamo. Ahora bien, si no posee capacidad de respuesta, será el avalista quien sufra las consecuencias del embargo y no el deudor original.

Preguntas Frecuentes sobre los Créditos con Aval

Estas son las dudas más frecuentes de los usuarios a la hora de solicitar un préstamo con aval:

¿El avalista puede ser un familiar?

Sí, puede ser cualquier persona de tu confianza siempre que sea solvente y cuente con ingresos regulares.

¿Necesito tener ingresos regulares para solicitar un préstamo con aval?

No, no necesitas nómina para solicitar este tipo de préstamos.

¿Puedo solicitar un préstamo con aval online?

Sí, en nuestra oferta de créditos con aval encontrarás varias opciones sin papeleo.

¿El avalista debe responder por la totalidad del préstamo?

No, hoy en día el avalista puede comprometerse a responder por solo una parte del préstamo.

¿Puedo solicitar un préstamo con aval si estoy en ASNEF?

Sí, pero si vas a usar un avalista personal, éste no puede figurar en ningún fichero de morosos.