¿Qué es el TIN? ¿En qué se diferencia del TAE?

Tipo de Interes nominal qué es

¿Qué es el TIN? Las siglas TIN significan tipo de interés nominal y es una tasa de interés impuesta por el Banco Central Europeo a modo de porcentaje fijo como pago por el dinero prestado. Se trata de un tipo de interés oficial, igual que el TAE (Tasa Anual Equivalente).

Definición del TIN

El TIN es el porcentaje fijo de interés que pactas pagarle al banco o a la entidad de crédito, por el dinero que te han prestado.

En resumen, el tipo de interés nominal es el porcentaje fijo que tu banco o entidad de crédito aplicará sobre el dinero que te haya prestado. Es el beneficio que obtendrá el banco por el préstamo y se estipula de manera semestral, trimestral, semanal o diario, quedando fijado a partir de la inflación existente en ese momento.

El TIN no incluye todos los gastos y comisiones que se asocian a los créditos y que, en muchos casos, pueden repercutir en la cartera de la persona que ha solicitado el crédito. Así que vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre este tipo de interés y otros conceptos asociados con los préstamos, hipotecas y créditos rápidos.

¿Qué es el TIN? ¿Cómo influye en mi préstamo?

Como hemos dicho, el TIN es un tipo de interés fijo y un indicador informativo que forma parte de cualquier préstamo que haya una entidad bancaria o de crédito.

Está regulado por el Banco Central Europeo y es oficial. Se trata del coste que tiene el préstamo para la persona que lo solicita. Pese a que el TIN es importante, no es tan relevante como el TAE, otro tipo de interés que analizaremos más adelante.

Vamos a explicar con un ejemplo.

Supongamos que tenemos un TIN del 1% mensual, lo que equivale al 12% nominal anual. No contemplamos la periodicidad de los pagos, lo que se refiere a que, con el mismo TIN, el pago de los intereses variará si son anuales o mensuales.

Con estas condiciones solicitamos un préstamo de 1000€ y acordamos con la entidad el pago de un 25% TIN anual. Esto significa que devolveremos 1250€ al cabo de un año: los 1000€ prestados y 250€ en concepto de intereses. Pero si solicitamos la devolución mensual, tendremos que pagar 1020,83€, es decir: los 1000€ más 20,83€ correspondientes a 1 único mes.

Es fácil ver que el TIN repercutirá de una manera u otra en nuestro préstamo dependiendo del tiempo que necesitamos para devolverlo.

Cómo se fija el Tipo de Interes Nominal

Por otro lado, el banco fijará el TIN en función de 3 supuestos:

  1. La Inflación: a partir de una proyección basada en el histórico de la inflación (IPC), se fijará una posible inflación futura. De este modo el banco se asegurará que su dinero no pierde valor.
  2. Posibilidades de devolución: se basa en las posibilidades de riesgo de que el crédito no pueda ser devuelto a la entidad financiera.
  3. Regulación vigente: teniendo en cuenta el interés real y demás aspectos legislativos.

Por último, el Tipo de Interés Nominal (TIN) no se calcula en sí mismo, si no que es un dato que nos sirve para conocer el porcentaje que se sumará al dinero prestado. El TIN no nos da la información completa de cuánto nos va a costar ese préstamo y hay que tener en cuenta otros datos, como el TAE para conocer el coste real, que te explicamos a continuación.

Qué es el TIN infografía

TIN y TAE: diferencias e importancia para el consumidor

El TIN es un indicador informativo, como hemos explicado anteriormente, pero no nos sirve de mucho en el momento de calcular el total de un préstamo. La cifra importante es la del TAE ya que nos demostrará si hemos obtenido o no un préstamo en buenas condiciones para nosotros.

La Tasa Anual Equivalente (TAE) es la cantidad real que vamos a pagar por el dinero prestado a la entidad financiera. Igual que el TIN, es un porcentaje sobre el total y es la cantidad final que abonarás al banco por prestarte una cantidad de dinero.

Habitualmente la TAE es superior al TIN y ahí es donde debemos tener los ojos bien abiertos: en las campañas publicitarias se ofrece el TIN como ‘interés’ al préstamo, pero en realidad el interés que debemos tener en consideración es el TAE.

El TAE tampoco incluye el coste de los conceptos como el pago de notario u otros pagos a terceros que se puedan aplicar en el momento de la contratación.

Pese a que debes conocer el TIN y la TAE, el TIN sólo es la cantidad de dinero que devolverás al banco, pero no refleja el total devuelto.

Otro caso práctico. Solicitamos un importe de 20.000€ a devolver en 12 meses en el que la entidad nos cobrará un 4% de comisiones de apertura, el TIN será del 0% y el TAE será del 6%. En este caso estamos ante un préstamo muy ventajoso, ya que el TAE es realmente bajo pese a tener comisiones de apertura.

Por esta razón es importante conocer todo tipo de gasto y comisiones bancarias antes de contratar cualquier producto financiero.

Cómo calcular el Tipo de Interés Nominal

El TIN se calcula a partir del TAE, de ahí a que debas conocer el TAE y que el TIN sea siempre inferior al TAE.

Dado que el TIN es un indicador nominal, podemos calcularlo en base al interés que presenta un producto y puede ser anual, mensual, semanal o diario. El TIN se puede obtener con estas operaciones:

Pongamos como ejemplo una hipoteca, el TIN se obtendrá por la suma del Euribor más el diferencial aplicado por el banco.

TIN = Euribor + diferencial

En el caso de una hipoteca, el Euribor marca los intereses que se aplican sobre ese tipo de préstamo y el diferencial son los intereses que marcará el banco.

En el caso de un crédito al consumo, en lugar del Euríbor es posible que el banco utilice el Índice de Precios al Consumo para fijar una inflación futura y repercutirla en el TIN.

Tamibén podemos obtener el TIN a partir del TAE con una fórmula matemática bastante más compleja o utilizando un simulador de préstamos online como puede ser el que tenemos en nuestro portal Money24.

Al comparar ofertas nos damos cuenta que la cuantía de este indicador varía.

Conclusión

En el momento de solicitar un préstamo debemos tener los ojos bien abiertos. El TIN y el TAE son importantes y debemos ser capaces de saber interpretar ambas cifras. Su principal diferencia es que el TAE contempla también los gastos resultantes de toda la operación, incluyendo comisiones como la de amortización o cancelación.

El TIN, en conclusión, nos sirve como información de cuánto vamos a devolver, mientras que el TAE nos informará de todo lo que vamos a pagar por la contratación de un préstamo o producto financiero; dos conceptos que son muy importantes a tener en cuenta.

Finalmente, a la hora de pedir un préstamo o adquirir un producto financiero debemos de conocer los demás gastos que pueden derivar de la operación como por ejemplo, si existe o no comisión de apertura o si existen otros tipos de intereses aplicables que desconocemos.

Estos gastos adicionales dependerán de las diferentes entidades financieras por lo que es importante comparar bien y estar seguro antes de firmar el contrato del producto financiero.

Comentarios (0)
Deja tu comentario

Autorizo el tratamiento de mis datos para publicar comentario.

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Stanisław Duda Legal.
  • Finalidad: Publicación del comentario.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad