Modelo de contrato – Préstamo entre particulares

Home/Blog/Modelo de contrato – Préstamo entre particulares

contrato entre particulares¡Para realizar un préstamo entre particulares se necesita un modelo de contrato!

A menudo entre familiares se prestan dinero sin tan siquiera pensar en la importancia de firmar un contrato entre particulares. Aunque cuando prestas un dinero, estas convencido que en algún momento será de vuelto, no siempre sucede de esta manera.

Siempre es importante que el préstamo se encuentre registrado en un contrato de préstamo entre particulares para contar con un documento que pruebe que existe la deuda. 

Toma en cuenta, que de lo contrario Hacienda puede calificarlo como una donación encubierta y podrías meterte en serios problemas. Todo debe ser declarado ante Hacienda. ¿Quieres saber más? Continúa la lectura para que conozcas todos los detalles al respecto y así evitar sanciones.

¿Qué es un contrato de préstamo entre particulares?

Este documento es un contrato que involucra una transacción entre personas físicas. El prestamista es quién presta el dinero y aquel que lo recibe se conoce como prestatario. Es importante destacar, que pueden ser una o varias personas las que figuren como prestamista o prestatario.

El préstamo entre ambas partes puede ser gratuito o a título oneroso. Es decir, que el deudor tenga que pagar intereses. Por tanto, en el contrato se estipulan ciertas  condiciones como el tiempo para devolver el dinero, y si se cobra interés cuánto será el porcentaje.

Si quieres evitarte inconvenientes a futuro es conveniente que utilices el modelo de contrato de préstamos entre particulares. De esta manera, contarás con un instrumento por escrito donde se establece quién te debe el dinero, el monto y las condiciones para el reembolso.


Modelo de contrato: préstamo entre particulares

Modelo de contrato en PDF


¿Se debe pagar impuestos?

Este tipo de préstamos está sujeto al impuesto de transmisiones patrimoniales, pero no se tiene que pagar nada. No obstante, después de la firma del contrato se harán tres copias; una estará en poder del prestamista, otra la tendrá el prestatario y la tercera se debe presentar ante la Consejería de Economía y Hacienda de tu Comunidad Autónoma.

También, se debe incluir el comprobante donde se refleje la transacción bancaria entre cuentas. Asimismo, el prestatario debe autoliquidar el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados llenando la forma 600. El período establecido por ley para el deudor es de 30 días, para efectuar la notificación en Hacienda.

Toma en cuenta, que esta transacción es exenta de pago. Pero, Hacienda  debe estar informada para que compruebe que no ha ocurrido evasión de impuestos bajo la figura de donación encubierta.

Igualmente, si en el contrato se establece que el deudor debe pagar intereses por el préstamo entre particulares. Los mismos deben ser incluidos como ganancias en la declaración de rentas.

Si el préstamo entre particulares no tiene intereses ¿Cómo lo justifico?

Efectuando el contrato y registrándolo estarías probando el origen del dinero. No obstante no será suficiente para escapar de pagar impuestos por ese capital. Ahora bien, si no se justifica la devolución de esa cuantía ante la ley se consideraría una donación encubierta. Esto significa, la aplicación del impuesto sobre sucesiones y donaciones.

Por tanto, para justificar su devolución tienes que conservar los movimientos bancarios, que justifican que se han efectuado las devoluciones del dinero. De esta manera, si quieres ayudar a un familiar o amigo o recibir tú mismo la ayuda, evitas tener conflictos con Hacienda. 

Un aspecto importante que debes conocer es que los préstamos entre particulares no se circunscriben únicamente a familiares. Muchos afirman que solo debe ser entre padres e hijos cerrando el círculo. Cuando en realidad no es así, porque puedes establecer esta transacción con personas que no tengan ningún parentesco contigo.

¿Qué datos que debe tener este modelo de contrato? 

Al momento de redactar el contrato verifica que el mismo incluya una serie de informaciones que tienen que ver con las condiciones, deberes y derechos de ambas partes. A continuación te decimos que datos debe tener:

  • Fecha: Se refiere a la fecha de la firma de este contrato.
  • Datos personales del prestamista: Nombre completo y documento de identidad de la persona que presta el dinero.
  • Datos personales del prestatario: Nombre completo y documento de identidad de quién recibe el préstamo entre particulares.
  • Monto: Es la cantidad exacta del préstamo.
  • Intereses: En caso de que se acuerden el pago de intereses, se debe detallar cuánto será el porcentaje que se aplicará sobre la cuantía prestada. Si no se cobran intereses, de igual forma hay que declararlo en el contrato. Porque, si lo omites Hacienda puede hacer que el prestamista pague el impuesto sobre la renta a las personas físicas.
  • Período para reembolsar el dinero: Especificar el tiempo que tendrá el deudor para devolver el préstamo, evita colocar plazos irreales. Por ejemplo, si el prestamista tiene 70 años, el plazo de pago será de 30 años. También, se debe establecer en este documento si es posible realizar una cancelación anticipada del financiamiento.
  • Medio de pago: Detallar el medio de pago, en otras palabras si es depósito o transferencia bancaria. Se sugiere que la cancelación se haga de esta manera para que quede constancia de la devolución del dinero.
  • Cláusula sobre impago: Establece las acciones que se seguirán en caso que el deudor no cumpla con el pago del préstamo.

Luego de elaborar los tres ejemplares del modelo de contrato, las partes involucradas deben firmarlo en la sección final y en el borde izquierdo de cada hoja del documento. También, estampar las firmas en los anexos que se adjunten al contrato. 

Al redactar el contrato de préstamo entre particulares es conveniente que incluyas cualquier cláusula que sea necesaria. Esto te permitirá tomar las previsiones en caso que ocurra cualquier inconveniente.

¿Este contrato debe ser notariado?

No es obligatorio llevar el contrato ante un notario, para que sea convertido en un documento público. El hecho de tener un contrato firmado ya te garantiza la protección de tus derechos. Además, te ahorrarías los gastos que cobra la notaría.

En cambio, si decides notariar el contrato en caso de impago del préstamo, puedes solicitar directamente ante un juez un embargo de los bienes del prestatario. De esta manera, el documento tendrá carácter de título ejecutivo, lo que significa que puedes iniciar proceso de ejecución para que te paguen.

Ahora bien, si tu contrato no está notariado y el deudor no reembolsa el dinero del préstamo. Debes iniciar un juicio donde tendrás que probar que no te han cancelado. Luego el juez dictará sentencia para que posteriormente pidas un embargo de los bienes del prestatario.

¿Quién realiza este contrato y cuánto puede costar?

La redacción de un documento legal como el modelo de  contrato de préstamo entre particulares es responsabilidad de un abogado. El costo dependerá del algunos factores, el límite mínimo puede ser de 113 € y el máximo hasta 590 €.

¿Qué sucede si no hago un contrato?

Al prestar dinero sin estar amparado bajo la protección de un contrato, te expones a que surja la duda si es un préstamo o una donación encubierta. Por esta razón, un contrato te dará un elevado nivel de seguridad jurídica. Esto se debe, a que en este documento se establecen los deberes, derechos y las obligaciones entre prestamista y prestatario.

Cabe destacar, que al efectuar un contrato de préstamo entre particulares te acoges a lo establecido en el Código Civil. Asimismo, a lo señalado en la Ley de impuesto sobre tramitaciones patrimoniales y actos jurídicos documentados.

¿Qué ocurre en caso de fallecimiento del deudor o del prestamista?

Si luego de prestar dinero se diera el caso que fallece el deudor. Si has efectuado un contrato y has realizado tu declaración en Hacienda, es posible reclamar esa deuda a los sucesores del prestatario que ha fallecido.

Por lo general, las deudas no se extinguen al morir el deudor y las mismas pueden incluirse en la herencia. Sin embargo, si el prestatario no tiene herederos no podrás cobrar ese dinero a ninguna persona y lo perderás.

Ahora bien, supongamos que es el prestamista quien fallece, entonces son sus herederos las personas autorizadas ante la ley para cobrar el dinero. Si la deuda es entre familiares como padres e hijos, si el padre muere su hijo sería heredero y deudor, por tanto la deuda se extingue.

Adicionalmente, si el prestatario tiene hermanos tendrá que pagar el monto del dinero que le corresponde a cada heredero.

Recuerda siempre la importancia de conocer las implicaciones de prestar dinero entre particulares. De esta manera, no te meterás en problemas. 

 

November 22, 2019|Blog|0 Comentarios

Sobre el Autor:

Realiza trabajos de análisis económico. Lleva 5 años trabajando en el sector de productos financieros. Encargada de elaborar modelos financieros, analizar rentabilidad, escenarios y proyecciones financieras para el desarrollo de nuevos proyectos de inversión.

Deja un comentario