¿Cuál es la diferencia entre créditos y préstamos?

La diferencia entre créditos y préstamos

En muchas ocasiones, es común escuchar hablar sobre los créditos y los préstamos como un mismo producto financiero cuando en realidad no se trata de lo mismo. Los usuarios que necesitan dinero urgente, suelen confundir ambos términos a la hora de solicitar financiamiento. Por esta razón, te invitamos a conocer un poco más acerca de cuál es la diferencia entre préstamo y crédito.

Para conocer la diferencia entre préstamo y crédito, es importante que partamos de la definición y el propósito de ambas formas de financiamiento. 

¿Qué es un préstamo?

Definición de un préstamo:

Un préstamo es una operación financiera a través de la cual una entidad prestamista como un banco o empresa privada le ofrece una cantidad fija de dinero a otra persona o entidad, quien debe devolverlo en un plazo determinado.

Este tipo de acuerdo tiene lugar a través de un contrato, donde el deudor debe devolver el dinero prestado más intereses y comisiones, a través del pago de cuotas mensuales durante el tiempo acordado.

Entre los tipos de préstamos más importantes, podemos mencionar:

Tipo de PréstamoObjetivoPlazo de Devolución
MicropréstamosPago de emergencias de salud, servicios, alquiler, matrícula, contingencias o reparaciones.De 30 a 90 días. 
Préstamos a mediano plazoCubrir gastos a mediano plazo.90 días a 3 años.
Préstamos a plazosCompra de un coche, local o proyecto a largo plazo.De 3 a 8 años.
HipotecasCompra de una vivienda.De 20 a 30 años.

¿Qué es un crédito?

Aunque los créditos también representan un método de financiamiento, su esencia es diferente a la de los préstamos. A través de un crédito, los bancos o prestamistas ponen a tu disposición un límite fijo de dinero mensual al que puedes recurrir para afrontar diferentes gastos.

En este caso, siempre que pagues lo que has consumido, tienes disponible en todo momento esa cantidad de dinero para gastar. Al igual que en los préstamos, debes pagar una cuota mensual que incluye intereses y comisiones.

Además, hoy en día con los avances tecnológicos, existe una regulación legal de los créditos online que protege a los usuarios y sus finanzas.

La diferencia entre préstamo y crédito: aspectos claves

Una vez que conoces la esencia y utilidad de ambos tipos de financiamiento, podemos encontrar diferencias entre ambos conceptos en aspectos como:

Uso del importe financiado

En el caso de los préstamos, recibes un monto de dinero fijo una sola vez para cubrir un gasto puntual. Sin embargo, a través de un crédito tendrás siempre disponible una cantidad de dinero a tu favor, que puedes consumir total o parcialmente cada mes.

Por ende, dentro de un crédito, mientras pagues tu deuda tendrás dinero disponible, en cambio con un préstamo, una vez que lo pagues tendrías que volver a introducir una solicitud para recibir nuevamente dinero.  

Plazos de devolución

prestamo hipotecario

En los préstamos, existe un plazo determinado donde debes terminar de abonar todo el dinero que te financiaron. Una vez que recibes el monto acordado, con el pago de la cuota mensual devuelves poco a poco el importe hasta que tu deuda llega a cero. En cambio, en los créditos no existe un plazo de devolución determinado, sino que debes pagar cada mes por lo menos el monto mínimo que te exija la compañía de acuerdo a tu nivel de deuda.

Pago de Intereses

En la figura del préstamo, pagas intereses por el monto total que te financiaron, mientras que en los créditos solo pagas los intereses correspondientes al dinero que has utilizado, que puede ser solo una parte del límite de crédito.

Responsabilidad con la empresa

Cuando solicitas un préstamo, te ves en la obligación de cumplir con los pagos durante meses o años, dependiendo del monto que solicites. Sin embargo, si se trata de un crédito, tienes la posibilidad de disfrutar del beneficio de tener un monto de dinero disponible siempre para cubrir emergencias, aunque no lo utilices todos los meses.

Amortización de la deuda

Generalmente, cuando pedimos un préstamo, debemos limitarnos a pagar la cuota mensual acordada durante el plazo establecido. Si quisiéramos pagar más dinero para salir cuanto antes de la deuda, es posible que la empresa aplique alguna comisión por amortización anticipada. Esto no sucede en el caso de los créditos, donde puedes pagar el importe total de tu deuda de una sola vez y superar el pago mínimo mensual para disminuir tu deuda si así lo deseas.

Riesgo de endeudamiento

Aunque los créditos no presenten limitaciones a la hora de amortizar la deuda de una sola vez, representan un mayor riesgo de endeudamiento si no se utilizan con consciencia. Esto debido a que las personas saben que cuentan con una cantidad de dinero fija todos los meses y aunque amorticen el pago, el dinero vuelve a estar disponible e incluso puede ampliarse el límite de crédito.

De esta forma, depende del autocontrol y la disciplina de la persona el intentar no endeudarse en gastos innecesarios a través de los créditos. En cambio, con un préstamo, adquieres la deuda una sola vez y ésta no puede crecer más del monto que solicitaste, por lo que solo te enfocarías en devolver el dinero más los intereses, sin riesgo a endeudarte más en el camino.

¿Cuándo pedir un préstamo o crédito?

prestamo o credito cual es mejor

Es recomendable pedir un crédito si quieres tener un respaldo a la hora de cubrir gastos recurrentes de la vida diaria como el pago de alquileres, servicios o reparaciones y necesitas liquidez inmediata. De esta forma, un crédito puede darte algo más de tiempo en pagar artículos de consumo y aun así seguir teniendo el dinero disponible el próximo mes.

Los préstamos en cambio, están diseñados para cubrir gastos o emergencias puntuales e incluso alcanzar proyectos a largo plazo, donde necesitas montos elevados de dinero para el pago de una vivienda, negocio, o un préstamo para pagar un coche, aunque siempre puedes acceder a micropréstamos si se trata de situaciones en el corto plazo. Como nuevo cliente puedes aprovechar que muchos prestamistas otorgan el primer préstamo gratis.

De este modo, si necesitas una financiación puntual para un proyecto en específico, lo mejor es acudir a la figura de un préstamo. Sin embargo, si tienes ingresos estables y necesitas más tiempo para pagar ciertos gastos fijos, un crédito podría sacarte de apuros siempre que mantengas un nivel de deuda saludable que puedas cubrir con tu salario. 

Comentarios (0)
Deja tu comentario