Préstamo participativo: Qué es, características y contabilidad

préstamo participativo

Hoy en día son muchos los emprendedores que recurren a un préstamo participativo para impulsar la creación y consolidación de sus proyectos empresariales. Mediante este tipo de préstamo, pequeñas y medianas empresas han conseguido contar con financiamiento en condiciones muy favorables, y aquí te explicamos todo lo que debes saber sobre este instrumento financiero.

¿Qué es un préstamo participativo?

Si planeas emprender tu propio negocio, un préstamo participativo convertible puede ser una buena alternativa de financiamiento pero, ¿sabes en qué consiste este producto? Al contrario de lo que puedas pensar, no es un préstamo personal ni tampoco una inyección de capital privado, sino que se encuentra a medio camino.

En pocas palabras, el crédito participativo es un tipo de crédito que establece que el prestamista, además de la común remuneración mediante intereses, recibe una remuneración dependiente de los beneficios obtenidos por el prestatario.

Este tipo de crédito se regula en el artículo 20 del Real Decreto Ley 7/1996, del 7 de junio. Tiene el objetivo de promover la creación y desarrollo de proyectos empresariales viables, que tengan perspectivas de crecimiento y consolidación. Por esa razón, lo más común es que sean las entidades públicas las que lo concedan, aunque también pueden solicitarse en entidades privadas.

En general, los préstamos participativos suelen ser una buena opción de financiamiento para emprendedores y PYMES, ya que son préstamos que se pueden devolver dependiendo de cómo marche la empresa. Así, si la empresa no ha obtenido suficientes beneficios, la cuota puede bajar.

préstamo participativo ventajas y desventajas

Principales características del préstamo participativo

Una vez aclarada la definición de préstamo participativo, veamos cuáles son las principales características de este instrumento de financiación:

Interés flexible

Normalmente, un crédito participativo tiene dos tipos de interés: fijo y variable. El primero de ellos es independiente de la marcha de la empresa y corresponde a un diferencial que fija la entidad prestamista. Este diferencial suele ser menor al de los préstamos tradicionales.

Asimismo, el préstamo participativo tiene un interés variable que está vinculado a la marcha de la empresa. Por lo tanto, este cambia dependiendo de diferentes criterios de evaluación, como por ejemplo el beneficio neto anual. Además, este tipo de interés suele fijarse con unos mínimos y máximos.

En resumen, el interés de un crédito participativo suele ser más flexible que el de otros productos financieros, ya que las cuotas que debes pagar se adecúan a la marcha de tu propia empresa, aunque dentro de ciertos límites.

Mayor período de amortización

Además del interés flexible, el préstamo participativo suele ofrecer mayores períodos de amortización en comparación con otros tipos de préstamo. De hecho, los plazos de devolución pueden extenderse hasta 10 años, dependiendo de la empresa que solicite el crédito. No obstante, solo puede realizarse una cancelación anticipada mediante una ampliación del capital de la empresa por la misma cantidad que se amortiza.

Con respecto a los períodos de carencia, estos son también más largos que los de los préstamos personales. Para que tengas una idea, algunas entidades financieras pueden llegar a ofrecer préstamos con carencia de hasta 7 años.

Requisitos asequibles del préstamo participativo

Ya que el propósito de los créditos participativos es facilitar la creación y desarrollo de proyectos empresariales, los requisitos para acceder a ellos están estrechamente relacionados con la viabilidad de la empresa y su modelo de negocio.

De este modo, en lugar de exigir garantías hipotecarias, las entidades financieras solicitan un informe detallado del modelo de negocio para conceder estos préstamos. Esto lo hacen con el fin de conocer las perspectivas de crecimiento y consolidación de la empresa, y para determinar la viabilidad de la inversión.

En general, para acceder a un préstamo participativo, estos suelen ser los requisitos necesarios:

  • La empresa debe estar constituida legalmente como una PYME.
  • Debe contar con un plan de negocios que demuestre la solidez del proyecto y un informe de viabilidad.
  • Además, la empresa no debe pertenecer al sector financiero ni al inmobiliario.
  • Dependiendo de la cuantía solicitada, las cuentas deben estar auditadas.
  • Por último, la debe tener una estructura patrimonial equilibrada.

Intereses deducibles en el Impuesto de Sociedades

En los préstamos participativos, los gastos financieros vinculados, como pueden ser las comisiones e intereses, son deducibles de la base imponible del Impuesto de Sociedades.

Subordinación a otras deudas

Otra de las grandes ventajas que tiene un préstamo participativo es que la entidad prestamista asume riesgos similares a los del empresario. Por esa razón, solo cobra después de los acreedores normales en un proceso concursal. De este modo, brinda mayores facilidades de cara a afrontar las deudas que pueda tener la empresa.

Consideración de patrimonio neto

A efectos de reducción de capital y liquidación de sociedades, los préstamos participativos están considerados patrimonio neto. Por consiguiente, ante una situación económica desfavorable, existe la posibilidad de retrasar la liquidación, ofreciendo más opciones de recuperación.

Cómo contabilizar un préstamo participativo

contabilidad préstamo participativo

Si te preguntas cómo es el tratamiento de un préstamo participativo en contabilidad, el procedimiento es muy sencillo. Para contabilizar préstamo solo tienes que recoger los datos de la concesión del mismo y efectuar las cuentas correspondientes establecidas en el Plan General de Contabilidad (PGC).

Para que tengas una idea, te dejamos el siguiente ejemplo práctico de préstamo participativo:

Supongamos que una entidad financiera concede un préstamo de 400.000 euros a una empresa, con un tipo de interés del 3% con respecto a los beneficios obtenidos en cada año de ejercicio económico. Dado que el préstamo no se considera “patrimonio neto”, la retribución se considerará “gasto financiero” en lugar de “pago de dividendos”.

Teniendo todo esto claro, procedemos a realizar las siguientes cuentas, considerando la retención del 21% del IRPF:

Número de cuentaCuentaDebeHaber
572Bancos400.000 
1635Otras deudas a largo plazo con otras partes vinculadas 300.000
Número de cuentaCuentaDebeHaber
6622Intereses de deudas con otras partes vinculadas (400.000 x 3%)12.000 
572Bancos 9.917,35
4751H.P. acreedora por retenciones practicadas (21%) 2.082,65

Y eso es todo, ahora ya sabes qué es un préstamo participativo, cómo funciona y cómo se lleva a cabo la contabilidad.

5/5 - (4 votos)
Comentarios (1)
Deja tu comentario

Autorizo el tratamiento de mis datos para publicar comentario.

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Finelf sp. z o.o.
  • Finalidad: Publicación del comentario.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad
Sortear
  • Comentario de ALFONSO
    Publicado
    30.03.2022, 10:36
    ALFONSO

    ¿CÓMO CONTABILIZA EL PRESTAMO PARTICIPATIVO EL PRESTAMISTA? GRACIAS. ALFONSO LLADRÓ