Hipoteca o préstamo personal, ¿qué es mejor?

hipoteca o préstamo personal

Lo más común cuando se piensa en comprar una vivienda es recurrir a una hipoteca. Sin embargo, existen otras opciones igualmente viables como por ejemplo un préstamo personal. La cuestión es, ¿cómo saber cuál conviene más? A continuación te contamos en qué se diferencian y qué debes tener en cuenta para decidir entre hipoteca o préstamo personal.

Diferencia entre hipoteca y préstamo personal

Si bien se puede solicitar una hipoteca o préstamo personal para financiar la compra de una casa, cada una de estas opciones tiene características propias que las hacen más adecuadas para determinadas situaciones.

Aunque en ambos casos recibes el dinero para adquirir una vivienda con la condición de devolverlo junto con unos intereses, existen ciertas diferencias a considerar.

diferencia entre hipoteca y préstamo personal

¿Qué es mejor, hipoteca o préstamo personal?

Para que puedas determinar cuál es la mejor opción para financiar tu vivienda, debes tener en cuenta una serie de factores, incluyendo el importe, el plazo de reembolso, los gastos y trámites que implica cada producto. Tomando todo esto en cuenta, será más sencillo elegir entre hipoteca o préstamo personal.

Importe y plazo de devolución

Lo primero que debes considerar antes de decantarte por un producto u otro es cuánto dinero necesitas y en cuánto tiempo puedes devolverlo.

Si se trata de un préstamo de 50.000 euros con plazos de devolución de más de 8 años, este debe solicitarse mediante una hipoteca. Por el contrario, cuando se trata de cantidades por debajo de los 50.000 euros con plazos de máximo 8 años, es posible solicitarlas mediante un préstamo personal.

En este último caso, el importe que puedes pedir es más reducido, al igual que el plazo de devolución. Como resultado, con un préstamo personal tendrás que pagar cuotas mensuales más elevadas en comparación con las que tendrías que pagar si solicitaras un préstamo hipotecario.

Es importante que sepas que el importe y el plazo que puedas elegir dependerán del banco o de la entidad prestamista a la que acudas.

Gastos asociados

Una vez que has fijado el importe y el plazo de devolución, el siguiente paso es calcular el coste de cada producto para decidir cuál conviene más entre hipoteca o préstamo personal.

Por lo general, el índice de referencia más utilizado para determinar el tipo de interés de las hipotecas en España es el euríbor. Debido a la caída del euríbor y a la competencia entre las entidades bancarias, hoy en día es posible encontrar hipotecas baratas con un TIN menor al 2%,en el caso de las hipotecas fijas.

A diferencia del préstamo hipotecario, los intereses de un préstamo personal suelen rondar el 7% TIN. En este punto, es probable que pienses en decantarse automáticamente por la hipoteca. No obstante, los préstamos hipotecarios tienen asociados una serie de gastos que encarecen el financiamiento.

Así, hay que considerar la comisión de apertura del préstamo, que puede ascender hasta el 2% del capital prestado, además de los gastos de notaría, registro y tasación del inmueble. Además, también hay que pagar el impuesto de hipotecas que asciende hasta el 2% de la responsabilidad hipotecaria. Por si fuera poco, las entidades solo conceden financiamiento hasta el 80% del valor de la vivienda, por lo que debes tener ahorrado el 20% restante.

Por otro lado, aunque los préstamos personales suelen tener tipos de interés más elevados, los gastos asociados son más bajos que los de las hipotecas. De hecho, para conseguir un préstamo personal solo tienes que abonar los gastos por concepto de apertura y estudio, lo cual no siempre es necesario.

Gestión y trámites

Por último, otro de los factores a tener en cuenta para decidir entre préstamo personal o hipoteca son los trámites que debes realizar. Si bien no son un factor determinante, sí que pueden ayudarte a optar por una financiación más rápida y sencilla, lo cual siempre es positivo.

Si solicitas un préstamo personal y el importe es moderado, no tendrás que hacer mucho, en especial si lo solicitas con financieras online. Básicamente solo tienes que enviar tu solicitud, esperar la confirmación por parte de la entidad y recibir el dinero en tu cuenta de banco. No obstante, si el préstamo es de un importe elevado y requiere alguna garantía, tendrás que hacer algunos trámites adicionales.

En el caso de las hipotecas, los trámites son mayores en comparación con los de un préstamo personal. Para que puedas acceder a un préstamo hipotecario tienes que hacer la tasación del inmueble e inscribir tu vivienda en el Registro de Propiedad. Además, debes acudir ante el notario para el otorgamiento de la escritura pública de la hipoteca y pagar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados a la Administración Pública.

Por supuesto, hacer todo esto lleva tiempo, por lo que la aprobación de una hipoteca suele demorar más que la de un préstamo personal.

Préstamo personal o ampliación de hipoteca, ¿cuál conviene más?

préstamo personal o ampliación de hipoteca

Si ya tienes contratada una hipoteca y necesitas liquidez para reformar tu vivienda, probablemente te estés preguntando qué es mejor entre pedir una ampliación de hipoteca o préstamo personal. En primera instancia, es más barato pedir una ampliación de hipoteca, aunque existen ciertos factores que podrían inclinar la balanza a favor de los créditos personales.

Para que sea más fácil decidir, se recomienda ampliar hipoteca si:

  • Quedan pocos años para que finalice la hipoteca.
  • La entidad prestamista está dispuesta a efectuar la subrogación de hipoteca o la novación del préstamo hipotecario.
  • Tienes dinero suficiente para hacer frente a los gastos de gestión que requiere la ampliación de hipoteca.

Por el contrario, será mejor decantarte por un préstamo personal si:

  • Llevas poco tiempo con la hipoteca.
  • Tu banco no está dispuesto a negociar la ampliación del préstamo hipotecario.
  • La cantidad de dinero que necesitas no es tan alta.
  • No tienes el dinero necesario para cubrir los gastos de ampliar hipoteca.

Como sea, si solicitas un préstamo personal en lugar de una ampliación de hipoteca, debes seguir pagando las cuotas de esta última. Por lo tanto, tus gastos mensuales totales aumentarán.

Comentarios (0)
Deja tu comentario

Autorizo el tratamiento de mis datos para publicar comentario.

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Finelf sp. z o.o.
  • Finalidad: Publicación del comentario.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad